Dieta para dejar de fumar

Elegir bien los alimentos y saber como y cuando consumirlos, es muy importante para realizar tu rutina con energía y de buena forma. Dejando de fumar, no solo te beneficiará a tu y a tu cuerpo, sino a todas aquellas personas que te rodean, por lo que el primer paso para hacerlo, es reconocer que el tabaco no está aportando ningún beneficio a tu salud, sino todo lo contrario. La alimentación en este caso, también es un factor que debes tener en cuenta durante este proceso, pues a continuación te contamos los motivos.

La dieta para dejar de fumar, consiste en una serie de cambios en tu alimentación, con el fin de desintoxicar y depurar tu organismo de la nicotina, eliminándola mediante la orina, las heces y la sudoración. Con una buena alimentación, podrás conseguir evitar la ansiedad y controlar el apetito, dejando de comer en exceso y comenzando a sentirte saciado. Muchas personas al dejar de fumar, suelen subir de peso por la ansiedad que se produce durante el proceso, por lo que es importante añadir estos alimentos a nuestra dieta para dejar de fumar:

FRUTAS Y VERDURAS. Estos alimentos te ayudarán a sentirte saciado, evitando la acción de encenderte un cigarrillo. Contienen una gran cantidad de antioxidantes, que contribuirán a reducir la posibilidad de desarrollar enfermedades.

FRUTOS SECOS. El aroma, las fibras y las calorías que contienen, no sólo te ayudarán a sentirte saciado si no que eliminarán las ganas de fumar.

AGUA. El consumir bastante agua durante el proceso que conlleva dejar de fumar, te mantendrá hidratado y agilizará el proceso de depuración en tu organismo. Además, el agua reduce el estrés y la ansiedad, bebiendo un vaso cada vez que aparezcan las ganas de fumar.

CEREALES INTEGRALES. Estos cereales serán de gran beneficio en tu dieta, pues ayudan a regular el índice glucémico, evitando que llegue a niveles bajos y no genere estrés o ansiedad, para no decaer en el tabaco.

No hay nada mejor que los beneficios que nos aporta todo lo natural, como es el caso de los alimentos, para conseguir tener una buena calidad de vida y una buena salud.

Revisiones dentales durante la infancia

Para asegurar de que tenemos una buena salud dental, es importante que desde pequeños hayamos acudido alguna vez, a las revisiones dentales y que hayamos mantenido una serie de buenos hábitos en la limpieza dental. Las revisiones, nos ayudan desde la infancia a prevenir la aparición o la agravación de caries, infecciones u otros daños y molestias bucales, que puedan afectar a la nutrición o desarrollo de quien lo sufra.

Los adultos, juegan un papel fundamental en la vida de los niños, ya que son los que deben fomentar el cuidado de las piezas dentales, con los hábitos diarios que se requieren para conseguir una buena higiene bucal. Actualmente se recomienda iniciar estas revisiones odontológicas, a partir de los 12 meses, ya que han aumentado considerablemente los casos de caries en preescolares, siguiendo con dichas revisiones cada seis o doce meses seguidamente de la primera.

Además una revisión dental a tiempo, ayudará a reforzar los hábitos de limpieza en niños y a prevenir cualquier tipo de afecciones que estén empezando a desarrollarse. Con una dieta saludable y la eliminación de malas conductas, también facilitará una salud bucal favorable.

Enfermedades habituales en primavera

En primavera, algunas enfermedades también pueden aflorar, debido al clima y la composición del ambiente. Entre los meses de primavera, comienzan los cambios en el ambiente y las temperaturas, que ayudan a propiciar unas condiciones estratégicas para determinados microorganismos invasores. Las enfermedades más comunes que suelen padecerse de forma frecuente durante esta época del año son las siguientes:

  • Infecciones gastrointestinales. Deben su origen al aumento de las temperaturas graduales y a la humedad, por lo que permite el desarrollo de enfermedades como la salmonella o el cólera. Para evitar su propagación, es importante mantener una buena higiene en los alimentos y de manera personal.
  • Varicela. Esta infección viral, también se ve aumentada en los meses primaverales y aunque suela producirse durante la infancia, no hay que olvidarse que puede darse a cualquier edad de no haberse padecido anteriormente.
  • Bronquitis alérgica o asma bronquial. Esta enfermedad respiratoria crónica, suele aparecer de forma frecuente en estas fechas debido a la mayor presencia de ácaros y polen que se encuentran en el ambiente. Las molestias que suelen presentarse, dificultan la respiración y producen tos y silbidos en el pecho.
  • Conjuntivitis alérgica. La inflamación conjuntiva de los ojos, se produce cuando existe una exposición a agentes extraños. Las alteraciones o señales que se asocian a esta patología son: picores, lágrimas, enrojecimiento, sensibilidad a la luz e incomodidad debajo del párpado.
  • Deshidratación. Esto se debe cuando nuestro cuerpo, carece de líquidos suficientes y electrolitos para desarrollar sus funciones. Suele presentarse de forma más frecuente en personas mayores y para detectarlo podemos fijarnos en síntomas que se presentan como la sed, en la forma de orinar con menor frecuencia a lo habitual, el cansancio y los mareos.
  • Faringitis, rinitis u otras alergias. Se pueden producir a raíz de una reacción alérgica a diferentes tipos de polen u otros elementos que se encuentren en el ambiente. Los síntomas que pueden presentarse son: moqueo, lágrimas, malestar general, tos o estornudos frecuentes.

Desde Tu Póliza de Salud, te recomendamos visitar al médico para aliviar los síntomas producidos por estas enfermedades, con el antibiótico o medicamento, que el profesional sanitario te prescriba en tu caso concreto.

Cuida la tortícolis

La tortícolis es un dolor en la zona del cuello que poco a poco, va paralizando los músculos de alrededor y adoptar una postura natural o hacer giros con el cuello, puede desencadenar dolores intensos. Esta molestia no suele ser grave, pero sí bastante frecuente y muy incómoda cuando se produce, por lo que en este post, te contamos una serie de consejos si sufres tortícolis.

Tras un sobreesfuerzo con el cuello o por temperaturas demasiado bajas, suele aparecer este tipo de tortícolis, aunque la causa más frecuente por la que aparece dicho dolor, es la incorrecta postura que hemos adoptado para dormir, dado a que la columna cervical ha estado durante horas en una mala postura. También pueden darse otros motivos por los que se desarrolla esta rigidez y dolor intenso en el cuello, como la patología de distonía cervical o por malas posturas sostenidas al estudiar o trabajar.

Para empezar a aliviar los dolores que se producen, debemos actuar lo más pronto posible para evitar que el dolor se agrave, realizando una serie de estiramientos en la musculatura cervical, para poder eliminar el estrés de la zona afectada y añadiendo calor seco en dicha zona, para ayudar a relajar el músculo. Esta solución ser muy indicada por los médicos cuando se tratan de contracciones o lesiones musculares, ya que resulta ser una solución bastante eficaz, evitando que el dolor dure más de una semana.

No pienses en los masajes terapéuticos como remedio principal, ya que no siempre son aconsejables dado a que en ocasiones, puede llegar a empeorar el estado de la tortícolis. Para identificar que tipo de masaje es conveniente según el caso, debes empezar con estiramientos suaves que vayan incrementando la vascularización, o con estiramientos más energéticos si notamos que el músculo esta altamente contractado. Para elegir uno u otro, es importante que consultes con tu médico, pues el podrá recomendarte la solución correcta en tu caso.

Beneficios del aceite de jengibre

Este líquido graso, se obtiene a través de la planta del jengibre tras someterla a un proceso de destilación. Los usos más frecuentes al que se destina el aceite de jengibre, suelen ser para eliminar las náuseas a causa del embarazo o los mareos, y para aliviar algunos dolores que se producen por la artritis, aunque también lo podemos encontrar como parte de los ingredientes de cosméticos y también podemos encontrar su utilidad en industrias médicas.

El aceite de jengibre, lo podemos reconocer gracias a su intenso color amarillo y por su aroma, ya que desprende un olor fuerte y picante. Los beneficios que puede aportarnos a la salud este aceite de jengibre, han sido certificados por investigaciones científicas, por lo que vemos a continuación como puede contribuir a mejorar nuestra salud general:

  • Cuida las articulaciones y la piel. El aceite de jengibre actúa como antioxidante y al combinarse con otros tipos de aceites o cremas esenciales, puede disminuir tanto la inflamación como la gravedad de la artritis y reducir las asperezas de la piel.
  • Actúa como antiinflamatorio natural. Tiene una serie de propiedades antiinflamatorias que previenen los cambios en las funciones renales que suelen asociarse con la inflamación, por lo que además protege la salud de los riñones. Agregar un poco de este aceite a la dieta, puede ayudarnos a evitar el aumento de peso.
  • Alivia las náuseas. Como mencionábamos al principio, suele utilizarse como remedio natural, para reducir las náuseas al inhalar el vapor del aceite de jengibre.

Otros de los beneficios que nos aporta el aceite de jengibre, es que reduce la ansiedad, tratando problemas emocionales como el miedo o la falta de confianza, trata el malestar estomacal y problemas digestivos como la diarrea o los cólicos y puede promueve el crecimiento del cabello.

¿Qué es la hiperlaxitud infantil?

Esta condición común y a la vez asintomática, suele ocurrir en niños de menos de 5 años, haciendo que sus articulaciones se muevan fuera de los límites normales. Tienen lugar cuando los niveles de colágeno en los ligamentos o tendones, se ven alterados, provocando que las fibras sean más delgadas y menos rígidas. La hiperlaxitud tiene un origen de carácter genético, por una mutación en las fibras que componen los músculos, los tendones y la piel, ya que tienen la capacidad de volver a su forma tras estirarse y deformarse para adoptar una nueva posición.

En varias actividades físicas, la hiperlaxitud puede ofrecer condiciones positivas, como por ejemplo la flexibilidad, o beneficios con los instrumentos al tocar el piano, ya que supone una agilidad especial en los dedos. La tensión y distensión de estos movimientos repetitivos, no provocan ningún tipo de dolor.

Por otro lado, los profesionales especialistas recomiendan tener cuidado con los casos, dado a que puede ocasionar una torpeza motora, debilidad muscular o un retraso en el desarrollo psicomotor. También pueden aparecer varias luxaciones en las articulaciones, como es el caso de las lumbalgias, la escoliosis, la artrosis en las rodillas o la tendinitis. Estos síntomas normalmente, no suelen asociarse con la hiperlaxitud articular, pero hay síntomas a los que hay que prestar mayor atención.

Tipos de alucinaciones

Las alucinaciones, se deben a las respuestas sensitivas que perciben visiones, sonidos u olores que parecen reales pero verdaderamente, no lo son y son creadas por la mente. La preocupación que desencadena este término, es debido a su asociación con la locura, no obstante, es importante saber y aclaras que existen diferentes tipos de alucinaciones, en las que se presenta una alteración de la realidad.

Los motivos por los cuales se desarrollan las alucinaciones, pueden deberse a dos principales, que son los motivos orgánicos, provocados por trastornos neurológicos, como el alzheimer, la demencia y la esquizofrenia, o por motivos inducidos, provocados por el consumo de sustancias como las bebidas alcohólicas, las drogas o las anfetaminas. Los tipos de alucinaciones que pueden aparecer son:

  • Alucinaciones auditivas: son de las más conocidas y van asociadas junto a las visuales, aunque también puedan presentarse solas.
  • Alucinaciones visuales: son de las más comunes, ya que se trata de visualizar objetos que no se encuentran en realidad. Puede ocurrir con la esquizofrenia como mencionábamos anteriormente.
  • Alucinaciones olfativas: son poco frecuentes al igual que las gustativas, ya que provocan que la persona perciba olores o sabores que no se encuentran realmente en el ambiente.
  • Alucinaciones táctiles: ocurren cuando se siente que algo caliente, frío o húmedo está en contacto con la piel, pero verdaderamente, no es así.
  • Alucinaciones somáticas: este tipo de alucinaciones, ocurren cuando una persona siente que le falta partes de su organismo o que estas partes, son un material metálico.
  • Alucinaciones cinestésicas o kinésicas: se manifiestan cuando se tiene la sensación de que alguna parte de su cuerpo se está moviendo pero en realidad no es cierto.

No siempre hay que considerar las alucinaciones como peligrosas, ya que son más frecuentes de lo que imaginamos y seguramente, todos hayamos tenido o tendremos alguna de las anteriormente comentadas.

Alimentos morados en la dieta

Los alimentos morados, contienen nutrientes y vitaminas muy importantes que incluyéndolos en nuestra dieta, pueden aportar grandes beneficios a nuestro organismo. Además de tener un color muy apreciado, contienen propiedades como las antocianinas, que tienen un alto poder antioxidante y son capaces de bloquear a los agentes que provocan trastornos de estrés oxidativo en las células de diferentes tejidos.

Algunos alimentos morados que podemos consumir son como por ejemplo, los que detallamos a continuación: uvas moradas, berenjenas, moras, coliflor púrpura, repollo morado y la patata morada, entre los más comunes.

Los beneficios que pueden otorgar su consumo a nuestro organismo, son los siguientes:

  • Retrasar el envejecimiento de las células.
  • Tienen efectos hipoglicemiantes en los pacientes diabéticos.
  • Son antiinflamatorios, ya que eliminan el óxido nítrico y reducen las prostaglandinas.
  • Aumentan la concentración y mejoran la memoria.
  • Previenen enfermedades cardiovasculares al evitar la disfunción endotelial y la obstrucción de arterias.

La naturaleza, no sólo nos ofrece alimentos de colores para darle color a nuestros platos, sino para mejorar la calidad de nuestra salud y por tanto, la calidad de nuestra dieta.

Maloclusión dental

La maloclusión dental, ocurre a causa de una mal formación de las piezas dentales, teniendo como consecuencia una serie de problemas en las funciones bucales, en la calidad de vida y en la estética. Cuando los dientes superiores no sobrepasan de forma ligera a los dientes inferiores, o ambos no están alineados de forma correcta, es cuando se produce la maloclusión dental. Dado a que actualmente podemos encontrar diferentes tipos, todas afectan a las funciones habituales de la boca, a la salud, a la calidad de vida y a la estética de las personas que lo sufren, por lo que todas y cada una de estas maloclusiones, deben ser atendidas y tratadas.

Una las causas más comunes de la maloclusión dental es su origen hereditario, ya que tanto el tamaño de los huesos como la forma de la mordida, están fijados por la genética. No obstante, también puede aparecer esta mal formación, debido a factores externos como los siguientes, que actúan directamente en la formación y crecimiento de los huesos y durante el periodo de la erupción dental:

  • Por hábitos disfuncionales: se refiere a las costumbres repetitivas tales como morderse las uñas, continuar con el chupete más tiempo de lo debido o la prolongación de la lactancia materna.
  • Por tratamientos deficientes odontológicos: los tratamientos dentales tales como las prótesis, las coronas o los empastes, que se encuentren dañados o adaptados de forma incorrecta, pueden afectar a la mordida.
  • Por la pérdida de las piezas dentales: cuando las piezas dentales de leche salen de forma temprana, no efectúan la función de guardar el espacio para el correcto crecimiento de las piezas dentales definitivas, generando también apiñamientos y la pérdida de las relaciones oclusales.
  • Por otras causas o afecciones: los dientes de más, los traumatismos en los maxilares, los tumores bucodentales o los paladares hendidos, son otras posibles condiciones que pueden alterar la posición de las piezas dentales.

Esta maloclusión dental, puede que sea poco o muy apreciada, se forma que solo lo diagnostique un odontólogo o se percibe directamente. Para su diagnóstico es importante acudir a las consultas con el dentista para detectarlo a tiempo y comenzar con el debido tratamiento cuanto antes.

Gerascofobia: miedo a envejecer

El miedo a envejecer, conocido como gerascofobia, se reconoce por el miedo irracional que temen las personas que lo padecen, con la ansiedad elevada que experimentan ya que afectan al funcionamiento habitual de estas personas. Esta patología, forma parte de aquellas que se incluyen como trastornos de ansiedad, de tal forma que las personas que lo padecen, sienten un miedo persistente y excesivo ante los cambios que se van generando a medida que avanza el tiempo.

La gerascofobia puede aparecer en el momento que las señales de envejecimiento se desarrollan haciéndose visibles, como las arrugas, las canas del cabello, la falta de agilidad u otras, que hacen que la persona sienta un miedo intenso al reconocer el envejecimiento. Ante las causas que producen este tipo de fobia, podemos encontrar varias como las más comunes que mostramos a continuación:

  • Por la vivencia de algo traumático en el pasado que lleve a relacionar la vejez con una experiencia negativa.
  • Por creencias o estereotipos negativos sociales en relación a la vejez.
  • Por la sensación de haber perdido años de productividad de la vida sin haber conseguido nada.
  • Por el miedo a estar solo.
  • Por asociar la vejez con la muerte o con algunas enfermedades.
  • Por la influencia que se les da a los medios de comunicación o a la industria estética.

Este tipo de fobias suelen ser más padecidas por personas que están expuestas a la crítica social como los famosos, por aquellas que están en constante contacto con adultos mayores, por personas con ciertos rasgos de personalidad como la inseguridad o el narcicismo… Si crees que puedes estar sufriendo este tipo de fobia o conoces a alguien que pueda padecerla, lo mejor que puedes hacer para superarla, es aceptar que todo momento llega a la vida y cambiar los pensamientos negativos por los más positivos que se pueden disfrutar con la llegada de una nueva etapa de la vida.