La llegada del otoño y nuestra salud

Al igual que la naturaleza sufre el cambio de estaciones, nuestra salud también sufre una serie de cambios, afectando a nuestra salud física, mental y espiritual, como por ejemplo la ralentización de la función metabólica. Esto ocurre debido a que la síntesis de proteínas disminuye, por lo que tarda más en la regeneración del cabello, uñas, huesos y otros tejidos. Durante los meses de otoño, nuestras defensas suelen disminuir, por lo que es una época habitual de resfriados, gripes o catarros, afectando también a nuestros huesos y articulaciones por la llegada del frío.

A todo ello, también se suma la vuelta a la rutina y al trabajo, que pueden desencadenar problemas como el estreñimiento o la sensación de fatiga, incrementando el apetito y atrayendo sentimientos apáticos, depresión o dificultades para la concentración. Otros cambios que podemos experimentar con la llegada del otoño son:

  • La disminución de energía, aumentando la sensación de cansancio.
  • Modificación del carácter por uno más sombrío y reservado.
  • Menos ganas salir de casa y realizar planes.
  • Mayores desajustes del sueño, como el insomnio tras el cambio de horarios ya que anochece más temprano.
  • Proliferación de bacterias que traen consecuencias como enfermedades gastrointestinales, resfriados o gripes.
  • Aumentan los dolores de cabeza, en aquellas personas que suelen padecer de migrañas.

Para poder combatir los efectos que trae consigo el otoño a nuestra salud, debemos evitar ante todo, los cambios bruscos de temperatura, teniendo siempre a mano una prenda ligera con la que podamos abrigarnos cuando lo necesitemos. Otras recomendaciones que podemos seguir, son:

  • Practicar actividades de meditación para ayudarnos a restaurar la inestabilidad que nos invade durante el otoño.
  • Evitar trasnochas y levantarnos con la salida del sol.
  • Aprovechar los cambios de temperatura para sustituir las bebidas frías por las calientes.
  • No obligarnos a seguir una rutina estrictamente planeada con obligaciones que realmente no podemos alcanzar.

Tipos de osteoporosis

La osteoporosis en una disminución de la densidad ósea, que se relaciona con un consumo deficiente de calcio y de vitamina D, una consecuencia que supone una mayor probabilidad de sufrir fracturas, y para evitarlo, el calcio juega un papel importante en prevenir y tratar problemas como estos. A su vez la osteoporosis, tiene varios tipos clasificados en primarios o secundarios. Independientemente del tipo de osteoporosis que sea, es muy difícil de detectar, ya que es una de las enfermedades asintomáticas y se hacen visibles cuando ya han aparecido las primeras complicaciones.

En casi todos los tipos de osteoporosis, existen dos factores de riesgo que deben ser considerados y tener en cuenta, como la edad y el sexo, debido a que esta patología suele afectar comúnmente a mujeres y a personas de edad avanzada. Esta enfermedad generalizada del sistema esquelético, tiene la principal característica de la pérdida de densidad ósea y el deterioro de la arquitectura de los huesos, comenzando a desarrollarse a partir de los 40 años, tanto en hombres como en mujeres. Como mencionábamos anteriormente, los tipos de osteoporosis se clasifican en dos grupos:

Osteoporosis primarias. En las que se encuentran las siguientes:
  • Idiopática del adulto joven, que se presentan en hombres jóvenes y mujeres premenopáusicas.
  • Idiopática juvenil, que se determina como un trastorno raro que aparece en jóvenes de entre 8 y 14 años de edad.
  • Osteoporosis postmenopáusica Tipo I, que suele afectar a mujeres postmenopáusicas de entre 50 y 70 años de edad.
  • Osteoporosis senil Tipo II, que afecta a hombres y mujeres mayores de 70 años, provocando fracturas en zonas del cuello femoral y caderas.
Osteoporosis secundarias. Estas aparecen en cualquier edad junto a otras patologías, respondiendo a su nombre dado a que derivan de otra enfermedad.
  • Celiaquía, el problema que se da ante esta situación es la falta de una buena absorción de nutrientes esenciales para el sistema ósea, como el el déficit de calcio.
  • Reumatismos, como la artritis reumatoide.
  • Trastornos genéticos, como las enfermedades heredadas que pueden derivar a la osteoporosis.
  • Enfermedades endocrinológicas, como por ejemplo la menopausia precoz o por patologías endocrinas como la insuficiencia suprarrenal.

Es muy habitual diagnosticar la enfermedad cuando se sufre una fractura ósea, ya que puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, de forma espontánea o por un leve golpe, por lo que siempre que un hueso se rompa con facilidad, debe considerarse osteoporótica.

Beneficios del calabacín

El calabacín al igual que otros vegetales, es uno de los mejores alimentos que podemos incluir en una dieta variada, ya que entre otros beneficios que posee para nuestra salud, puede mejorar las defensas y combatir signos del estreñimiento. Su consumo regular, puede contribuir a un correcto funcionamiento de nuestro organismo, pues al ser un alimento de origen vegetal, está concentrado en micronutrientes y antioxidantes en su interior, además de aportar una cantidad significativa de agua.

Muchos expertos en nutrición recomiendan el consumo mínimo de cinco raciones de frutas y verduras a diario, con el objetivo de conseguir un correcto funcionamiento del organismo, ya que se estimula la eficiencia de las reacciones fisiológicas. Ahora comentaremos los principales beneficios que tiene el calabacín en nuestra salud, destacando que para conseguir los efectos positivos, debemos incluir éste alimento en una dieta variada y equilibrada:

  • Colabora en conseguir un buen estado de hidratación. Como otros muchos alimentos, el calabacín supone un aporte de líquidos significativos, por lo que contribuye a mantener el equilibrio de hidratación.
  • Mejora las funciones inmunológicas. Esto se debe gracias a que el calabacín aporta una cantidad importante de vitamina C y E, pues la primera de ellas, es determinante para el el mantenimiento de las funciones, evitando padecer menos patologías infecciosas.
  • Mejora el tránsito intestinal. La fibra que contiene el calabacín, es una sustancia esencial para incrementar el tránsito intestinal, aumentando el volumen del bolo fecal. Además la fuente de fibra es clave par garantizar la función de la microbiota, dado a que estimula el crecimiento y la proliferación de las bacterias que habitan en el intestino.

Como hemos podido comprobar, el calabacín es sin duda, un elemento esencial en todo tipo de dietas, sobre todo para aquellas personas que realizan actividad física de forma frecuente, ya que al eliminar tantos líquidos, deben reponerlos al completo no solo con el agua, sino también mediante alimentos como el calabacín.

¿Que es la emetofobia?

La emetofobia es un tipo de trastorno de la ansiedad, que implica un miedo elevado a todo lo que se relacione con el vómito. El tener que vomitar, es una experiencia muy desagradable para la mayoría de las personas, sobre todo cuando va acompañado de otros malestares. No obstante, es una reacción que suele tolerar aun que no todas las personas pueden tolerarla de la misma manera, ya que existen personas que presentan un temor intenso a todo lo que tenga que ver con lo vómitos.

Las personas que tienen esta fobia específica, les implica el tener miedo a vomitar, ver vómitos, ver a otras personas vomitar y estar enfermas… Y tal y como muchas fobias, ésta también suele empeorar con el paso del tiempo, pues cada vez, la persona que siente emetofobia, evita aquellos lugares y cosas que relaciona con los vómitos, por lo que cada vez el miedo va en aumento. El miedo a vomitar es muy frecuente tanto en niños como en adultos, pues puede desarrollarse tras una experiencia traumática de vómitos.

Dado a que la emetofobia se encuentra dentro de las fobias específicas, sus síntomas se pueden manifestar de forma parecida al resto, experimentando lo siguiente:

  • Taquicardia.
  • Sensación de ahogo, falta de aire o asfixia.
  • Pérdida del conocimiento o desmayos.
  • Incremento de la sudoración.
  • Vértigos y sensación de mareo.
  • Ansiedad elevada.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.

Aunque la emetofobia pueda desencadenarse tras una experiencia traumática con el vómito, también puede aparecer sin una causa clara, lo que conlleva a pensar que se debe a antecedentes familiares de fobias específicas.

Alimentos de septiembre

Siempre que llega septiembre, lo asociamos como el mes en el que llegan las rutinas, pues este año pueden ser más duras ya que con la situación de la actual pandemia, las mascarillas y el uso del gel hidro alcohólico, son indispensables vayamos donde vayamos, por lo que nunca debemos de olvidarnos de ellos. Esta época puede ser el mejor momento de repensar en la forma de alimentarnos, ya que al incluir en nuestras rutinas hábitos sostenibles, es una buena forma de asumir muchos de los cambios que debemos retomar en estas fechas.

Frutas, verduras y hortalizas de septiembre

  • Es la época con más producción de uva, de granada, de higos y de frambuesas. Durante este mes, también podemos seguir disfrutando de la manzana, la pera, el tomate o el melocotón. Además, hay que seguir aprovechando los últimos días de temporada que les quedan a frutas como la sandía, el melón o la nectarina.
  • Entre las verduras de septiembre encontramos la temporada de la berenjena, la calabaza, el calabacín, el pimiento, la espinaca, la cebolla, el pepino, el apio, la zanahoria, la remolacha, la patata o el maíz. Cada vez esta más cerca la temporada del puerro, la col, el champiñón o el nabo. 
  • Y por último, de legumbres se mantiene la judía, cuyos meses óptimos abarcan desde junio hasta octubre.

Dependiendo de la zona geográfica, es normal que cada fruta o verdura varíe, pues en cada uno de esos sitios, existen diferentes opiniones en cuanto a los meses óptimos de los alimentos. 

Cambios bruscos de temperatura y salud

En estas fechas, ya es muy común sufrir resfriados, ya que los cambios imprevistos de la temperatura al caer el sol, pueden afectar a nuestro sistema inmune. El cambio de una estación a otra, puede ser diferente a años anteriores, ya que últimamente el verano tarda más en irse, debido a que el cambio climático altera las estaciones, afectando por tanto a nuestra salud.

Al igual que en verano debemos cuidarnos de los golpes de calor, con la llegada del otoño también debemos ser previsivos y tener a mano una manga larga en todo momento, sobre todo cuando cae el sol y la temperatura comienza a disminuir. Las bajas temperaturas, pueden tener consecuencias graves en nuestra salud, ya que ocasionan que los vasos sanguíneos sufran un estrechamiento, afectando a la presión arterial y a la frecuencia cardiaca, siendo más problemático en aquellos pacientes que tienen riesgo cardiovascular, ya que aumentan las probabilidades de infarto de miocardio y la formación de trombos.

AL bajar la temperatura, la humedad en el medioambiente se reduce, lo que hace que la proliferación de virus y bacteria, sea más favorable, por lo que con ello se explica que durante el invierno, seamos más propensos a tener constipados, gripes o virus. Pero en realidad, no es el frío el que causa esta condición, sino el clima que promueve la proliferación de los microorganismos.

Como ya mencionábamos anteriormente, debemos tomar una serie de precauciones para prevenir que los cambios bruscos de temperatura provoquen efectos que dañen a nuestra salud, como por ejemplo no abusar del uso de la calefacción, llevar siempre una chaqueta o similar para cuando podamos necesitarlo, regular la temperatura ambiente del hogar y no abrigándonos demasiado en los lugares donde haya calefacción.

Antiinflamatorios naturales

La inflamación es una respuesta del mecanismo como defensa natural del cuerpo, para atraer y atrapar las células de reparación en la zona afectada, pero aún así puede causar graves daños en el cuerpo. Existe una amplía variedad de fármacos antiinflamatorios que tenemos a nuestra disposición, que haciendo uso de ellos podemos reducir la inflamación y las molestias, pero también pueden causarnos efectos secundarios, como por ejemplo los trastornos gastrointestinales, por lo que si te gusta optar siempre por lo natural, a continuación te contamos cuáles son los remedios antiinflamatorios naturales que puedes utilizar:

  • Multivitamínicos. Tomar suplementos de vitaminas como la vitamina E, D, C y B, pueden ayudarnos a reducir la inflamación ya que actúan como antiinflamatorios, son agentes capaces de eliminar los radicales libres y aseguran un nivel adecuado de nutrientes cuando el organismo más los necesita.
  • Antiinflamatorios herbales. La quercetina es un bioflavonoide que podemos encontrar en las cebollas, actuando para que dicha sustancia sea absorbida por el intestino y pueda derivarse en la rutina de la digestión. Reduce la inflación debido a que inhibe la actividad de las enzimas fosfolipasas y lipoxigenasas, funcionando aún mejor al combinarse con la vitamina C y E, como antioxidante.
  • Dietas antiinflamatorias. También podemos reducir las inflamaciones incluyendo algunos hábitos en nuestra alimentación, como por ejemplo añadiendo ácidos grasos esencias, comiendo muchas más frutas, vegetales y peces, incluyendo más Omega-3, evitando el consumo excesivo de azúcar refinado y de carbohidratos…
  • Adoptando hábitos saludables y practicando actividad física diaria, es una buena forma de mantener nuestra salud y reducir la inflamación. El comienzo debe ser a un ritmo lento que vaya aumentando progresivamente para notar sus beneficios no solo como antiinflamatorio sino también, por la ayuda extra que supone en el cuidado del bienestar, ya que técnicas como el yola el pilates, también contrarresta el estrés y la ansiedad.

Todo es posible de aliviar con métodos naturales como los mencionados anteriormente. No olvides que nuestros antepasados, se basaban en los remedios naturales para aliviar muchos problemas y enfermedades de la salud.

Efectos del dioxido de azufre para la salud

Tras la erupción volcánica en la isla de La Palma, muchas personas sienten angustia y nerviosismo por el estado de sus bienes inmuebles y pertenencias, y es que ante una situación tal y como ésta, es de reconocer normales dichos síntomas, pues las propias imágenes que muestran los diferentes medios de información, ya son muy estremecedoras, por lo que vivirlo en primer plano, debe ser aterrador. No cabe duda de que este año, la naturaleza no deja de sorprendernos.

No sólo la erupción volcánica está causando malestar y problemas en la salud de los habitantes de la isla, sino que todo el humo que éste desprende, también emite un gas incoloro, irritante y de olor penetrante, que tiene graves consecuencias para la salud, lo que se conoce como el dióxido de azufre (SO2). Aunque no se trate de un gas inflamable ni explosivo, la exposición al mismo puede conllevar a sufrir riesgos en la salud, ya que pasan de forma directa al sistema circulatorio por las vías respiratorias, causando efectos como los siguientes:

  • Inflamación en las vías respiratorias.
  • Edemas pulmonares.
  • Dificultades para respirar.
  • Irritación ocular tras la formación de ácido sulfuroso sobre las mucosas húmedas.
  • Alteraciones psíquicas,
  • Colapso circulatorio.
  • Paro cardíaco.

Además, el dióxido de azufre también se ha asociado a problemas de asma y bronquitis crónica, ya que no sólo se produce tras la erupción de volcanes, sino que también pueden producirse tras la combustión de productos petrolíferos, la quema de carbón en centrales eléctricas y calefacciones centrales. Para evitar que este gas cause daños en nuestra salud, es muy importante cerrar puertas y ventanas para que no entre en la vivienda, evitar la realización de actividad física en el exterior de la zona afectada, intentar que la estancia en el exterior sea alejada de la zona del humo y que el tiempo en ella, sea lo más limitado posible.

Esperamos que la situación de La Palma acabe pronto y por supuesto, que la salud de toda su población no se vea afectada.

Ciclismo de montaña

Cada uno de los diferentes tipos de deportes que existen, aportan a nuestra vida varios beneficios que contribuyen a cuidar nuestra salud general y bienestar. En particular, el ciclismo de montaña es uno de esos deportes que nos aporta beneficios al combinar actividad física, junto a salud y turismo, por lo que además de ayudar a tener un buen estado de salud, nos permite conocer lugares tan increíbles como las montañas y sus bosques.

Gracias al ciclismo de montaña, tanto la salud de nuestro organismo como nuestro estado de ánimo y bienestar, se ven altamente beneficiados, otorgándonos además, la oportunidad de observar lugares sorprendentes, que guarda la naturaleza. En el ciclismo, existen diferentes modalidades entre las que destacan la de ruta y la de montaña, ya que suelen ser las más consideradas a pesar de que hay muchas otras.

La peligrosidad que conlleva, depende de las características del terreno donde se lleva a cabo, pero pese a esto, las personas que lo realizan, pueden optar por otro tipo de camino menos inestable y complejo, llevando siempre todos los complementos de seguridad. Una de las principales ventajas de practicar esta modalidad del ciclismo, es que permite respirar aire puro en comparación al aire de la ciudad, por lo que beneficia a la salud de los pulmones y oxigena todos los órganos. Otros beneficios que puede aportarnos son:

  • Mejora el estado de ánimo, gracias a si ambiente saludable, beneficiando tanto a la salud de los pulmones como a la del corazón y el cerebro.
  • Desarrolla el sistema muscular, debido constante pedaleo que requiere para ascender en cuestas inclinadas, se mejora de manera notable los músculos de las piernas. Pero además, también los músculos superiores trabajan con el ciclismo de montaña, dado a que requiere un equilibrio postural del cuerpo.
  • Aporta la quema de calorías. Es una gran alternativa para aquellas personas que quieran bajar de peso, pues requiere una gran cantidad de energía para realizarse, por lo que cuanto más se practique, más calorías podrá quemar nuestro organismo.

Como has podido observar, el ciclismo de montaña puede ser además de entretenido, muy saludable para todo nuestro organismo. No obstante, es recomendable solicitar asesoramiento de un profesional en éste deporte, para que nos aporte todas las recomendaciones y así realizarlo de forma correcta.

Emergencia dental

Las emergencias dentales, suelen ser situaciones incómodas y molestas, que pueden generar dudas sobre si requiere atención por parte de un odontólogo, por lo que en este artículo, veremos cuáles son las circunstancias más frecuentes y cómo debemos actuar en cada caso. Lo primero que debemos tener en cuenta, es que la emergencias dentales, les puede suceder a cualquier persona, independientemente de los cuidados que le `preste cada uno a la salud bucal y en cualquier momento.

Se entiende por emergencia dental, toda aquella situación grave que afecta tanto a las piezas dentales como a la mucosa oral, requiriendo una atención temprana para ponerle solución. Los síntomas que pueden padecerse tras una situación como esta, afecta al funcionamiento de la vida normal de toda persona e incluso a sus relaciones sociales. Además, una emergencia dental, puede sufrirse por un accidente, traumatismo o por la evolución de una infección o problema dental que no ha sido tratado a tiempo.

Para hacernos una idea mejor, a continuación observamos algunas situaciones que se consideran emergencias dentales:

  • Fractura de una pieza dental. Tras recibir un golpe brusco o morder algo demasiado duro, los dientes pueden quebrarse y en el peor de los casos romperse, por lo que la pérdida de una parte del diente o la pieza dental entera, es una emergencia dental, ya que no sólo afecta a la estética sino que también afecta al correcto funcionamiento bucal.
  • Infecciones y abscesos. El cúmulo de pus e infecciones, pueden dar lugar a serios problemas que necesitan una atención rápida. En el caso de los abscesos que se ubican en la raíz de las piezas dentales, puede dañar a la encía e incluso extenderse a otros tejidos de la zona, por lo que es importante acudir al odontólogo lo más rápido posible, para evitar la propagación y gravedad de la situación.
  • Dolor de una o varias piezas dentales. La presencia de caries avanzadas, pueden ocasionar dolores extremos en el diente afectado, pero también, este dolor puede ser a causa de la pericoronaritis, las infecciones o las piezas retenidas. Este caso sin duda, es de los más comunes, por lo que es importante prestar atención al dolor que genera, si aparece o empeora ante estímulos como el frío, el calor o el dulce, para visitar al odontólogo y poner remedio.

Como puedes observar, no todas presentan la misma gravedad pero si generan molestias que interrumpen la vida cotidiana de quienes las padecen, por lo que prevenir que sucedan acudiendo a las revisiones anuales y actuando con mayor rapidez, podrá ayudar a que el problema sea más dañino.