¿Qué nos pasa si no nos duchamos durante un año?

Ducharse es uno de los hábitos higiénicos más básicos. Pero, ¿qué ocurriría si no lo hiciéramos durante un año? USA Today se ha hecho esa pregunta y la ha trasladado a algunos médicos. 1. Mal olor. La acumulación de bacterias y piel muerta produciría hedor. Se acumularía una proteína que produce nuestra piel que tiene un olor desagradable, más el olor que produciría la mezcla de estas bacterias acumuladas con nuestro sudor, explica Cameron Rokhsar, dermatólogo en el Mt. Sinai Medical Center de Nueva York. 2. Crecerían verrugas. La suciedad acumulada en la piel podría causar crecimientos verrugosos, explica Carolyn Jacob, miembro de la American Academy of Dermatology. Sobret todo, esto ocurriría en los lugares como las axilas, detrás de las orejas, el cuello y bajo los pechos, en el caso de las mujeres. Además, la piel muerta y la grasa natural del cuerpo se uniría formando una especie de manchas marrones.

3. Infecciones. Llevar tal carga de bacterias sobre la piel puede ser muy peligroso si sufres algún tipo de herida o corte. Con la piel sucia, se multiplica el riesgo de sufrir una infección, explica Lauren Ploch, otra miembro de la American Academy of Dermatology. 4. Picor en la cabeza. Una capa de piel muerta se iría acumulando en la cabeza, provocando intenso picor. El pelo, además, se enmarañaría y se llenaría de nudos. 5. Acné. Al tener la piel cubierta de bacterias, los folículos pilosos corren riesgo de inflamarse, provocando acné y granos. 6. Problemas en la ingle. Es una zona muy sensible en la que pronto surgirían erupciones cutáneas y un fenómeno llamado intertrigo, que conlleva picor e incluso dolor. 7. Suciedad en los pies. El espacio entre los dedos de los pies se llenaría de hongos, que pueden amenazar la zona de la entrepierna. Se pueden transmitir al ponerte los pantalones o la ropa interior. El doctor Roksar cree que tras un año sin duchas, al menos haría falta una semana para recuperarse, aunque la doctora Ploch aumenta ese período.

Noticia obtenida de: http://www.20minutos.es/noticia/3018317/0/no-ducha-ano-cuerpo-salud/

Un paralítico vuelve a andar después de que le implanten un electrodo en la espina dorsal

Un paciente de 26 años con la espina dorsal dañada, no podía moverse ni sentir nada del torso para abajo. Sin embargo, gracias a la implantación de un dispositivo ha vuelto a caminar.

El hombre se preparó para este momento realizando una terapia física de 22 semanas y tres entrenamientos semanales que le permitieron reforzar los músculos. Esta rehabilitación combinada con la tecnología permite que las personas paralíticas puedan mover de nuevo aquellos músculos que tenían inmovilizados.

Después de la terapia física, el paciente se sometió a cirugía para que los médicos le implantaran un electrodo en el espacio epidural, cerca de la espina dorsal y por debajo del área lesionada.

El electrodo está conectado a un dispositivo por debajo de la piel en la parte del abdomen. Su función es enviar corriente eléctrica a la médula espinal, permitiendo crear movimiento.

El joven, que llevaba sin ponerse de pie desde que le diagnosticaron la lesión, reanudó la terapia física para que los expertos ajustaran la estimulación eléctrica, tras lo cual fue capaz de controlar sus músculos mientras estaba tumbado, hacer movimientos de forma escalonada mientras estaba acostado de lado y permanecer de pie de manera independiente utilizando sus brazos como soporte.

“Estamos muy emocionados porque nuestros resultados fueron más allá de nuestras expectativas. Estos son los resultados iniciales, pero nuestro objetivo es que el paciente siga progresando”, explica Kendall Lee, líder de la investigación publicada en la revista Mayo Clinic Proceedings.

Noticia obtenida de: http://www.antena3.com/noticias/salud/paralitico-vuelve-andar-despues-que-implanten-electrodo-espina-dorsal_2017040958ea62d20cf2f2c8756151b5.html