Cantar en la ducha es bueno para la salud

Son muchas las personas que debajo del grifo calientan sus gargantas y convierten la ducha en el escenario de un karaoke. Pero pocas son las que saben que, además de hacer más divertido el momento del baño, cantar es beneficioso para la salud.

Según un estudio realizado en la Universidad de Frankfurt (Alemania) las personas que habían cantado liberaron endorfinas en el sistema nervioso que ayudan a sentirse más animado y enérgico. Esto provocó que aumentaran los niveles de inmunoglobulina A (que funciona como anticuerpo) y de hidrocortisona, la hormona contra el estrés. Por esta razón, comenzar el día cantando bajo la ducha es una buena opción para tener energía.

Cantar ayuda también a ejercitar los pulmones y llega a tonificar los músculos abdominales e intercostales, además de estimular la circulación, por lo que ayuda al buen funcionamiento del cerebro. El tipo de ejercicio que se realiza al cantar ayuda a combatir los ronquidos, al activar los músculos de la garganta. Al cantar, también se respira más profundo, por lo que el cuerpo recibe más oxígeno, beneficio que también ayuda a aumentar la capacidad aeróbica, una característica importante si se practican otros deportes.

Otra de las cosas positivas es que cantar fortalece la memoria. ¿Cómo? Es obvio que en la ducha, en el coche, o por la calle no vamos a meter ningún papel o aparato que muestre la letra de la canción. Por ello, recordar lo que dice nuestra canción favorita combate las pérdidas de memoria.

Además de estas razones fisiológicas, existen otros aspectos externos que harán recapacitar a aquellos que todavía no canten en la ducha: la acústica del baño es perfecta. Esta habitación actúa como caja de resonancia en la que rebotan las ondas y la voz parece más potente. nadie va a decir si cantas mal o bien. Por tanto, la felicidad aumentará al disfrutar cantando e interpretando las letras de las canciones.

Noticia obtenida de: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2017/03/06/cantar-ducha-bueno-para-salud-1160420-1381024.html

En invierno tome fresas, cítricos, espinacas, brócoli, conejo y pescado azul

No es difícil encontrar cualquier alimento en el mercado, sin importar la época del año en la que estemos. Pero, globalización y métodos de cultivo modernos a un lado, lo cierto es que toda fruta, verdura, carne o pescado tiene su época dorada. Ésa en la que mantiene las propiedades nutricionales, la textura y el sabor intactos.

Además de una mejor relación calidad-precio, consumir productos de temporada garantiza la sostenibilidad del medio ambiente“, señala Luis Morán, decano del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (Codinan) y profesor asociado de la Universidad Pablo de Olavide. “Más allá de la estacionalidad, también es importante velar por la cercanía del alimento. De este modo, se reduce el gasto en transporte y, al tener que pasar menos tiempo en cámaras frigoríficas, se conservan mejor las propiedades”, añade.

Durante la época de frío, el cuerpo debe ajustarse a temperaturas bajas y a la falta de sol. Para ayudarle, nada mejor que ingerir alimentos propios del invierno. Productos que proporcionan las calorías y nutrientes que el organismo necesita. Asimismo, los dietistas-nutricionistas alertan: pese a los grados bajo cero, y aunque no apetezcan, es importante no dejar de lado ensaladas, frutas o bebidas frías como el agua.

Para Morán, el fresón es la fruta por excelencia para estos meses de invierno. Este producto es rico en vitamina C y otros fitonutrientes de alto contenido en antioxidantes, sustancias que, según el experto, “nos protegen frente a la aparición del cáncer y otras enfermedades“. Su origen onubense -Huelva es uno de los principales productores- y que es una comida rica en fibra son otros de los motivos por los que consumirlos. Pese a que no es 100% autóctono -Nueva Zelanda es uno de los principales países exportadores-, desde Codinan también recomiendan el kiwi, un alimento de temporada que contiene mucha fibra y vitamina C que “fortalece el sistema inmune e incide en la flexibilidad“.

En cuanto a los cítricos, tienen vitamina C, que refuerza el sistema inmunológico, son perfectos para resistir las bajas temperaturas y combatir los resfriados. Morán recomienda naranjas, limones y mandarinas. Estos productos son ricos en fibra y ayudan a mejorar el tránsito intestinal. Además, gracias a su cáscara dura conservan mejor los nutrientes. “A los fumadores, se les recomienda tomar el doble”, asevera el dietista-nutricionista. El plátano, abundante en hidratos de carbono, es otro de los alimentos fundamentales, especialmente, en deportistas.

Por su contribución en la mejora del sistema inmune y la presión sanguínea, por su alto contenido de fibra y calcio y por su bajo aporte calórico, las espinacas y las acelgas destacan entre las verduras invernales. “No se tienen por qué comer frías, se pueden cocinar”, defiende Morán. Aún así, el vegetal clave de la estación más fría del año es el brócoli. “La col lombarda y la coliflor también valen. Se consideran primas hermanas”, apunta el decano de Codinan: “Existen estudios que corroboran sus beneficios en pacientes oncológicos“, reitera el experto: “Es perfecto para quienes están a dieta o tienden a engordar”.

El apio, vegetal que se puede consumir tanto crudo como cocido, es otra de las verduras de temporada. Según Morán, “su actividad antioxidante influye en la presión sanguínea y la tensión arterial“. A su vez, este verde impulsa la acción diurética del organismo y favorece la eliminación de líquidos.

La carne y el pescado también tienen su época del año más indicada. En aras de mantener a raya el peso y por sus proteínas de alto valor biológico -propias de los seres humanos-, en meses de bajas temperaturas, Morán aconseja pasarse al pavo y abandonar el pollo. Lo mismo ocurre con el conejo, un gran desconocido ideal para el invierno con poca grasa y rico en hierro.

Aunque, independientemente de la estación, se recomienda comer dos veces por semana pescado azul, que cobra especial relevancia durante el invierno. Su alto contenido en ácidos grasos polinsaturados -omega 3- lo convierten en un alimento beneficioso para la salud arterial. Así, su consumo disminuye el riesgo de arritmia cardiaca, ayuda al aparato circulatorio y previene la artritis, gran protagonista del invierno. “El pez espada y el salmón son los peces azules más propicios para esta época“, destaca Morán: “También las almejas, ricas en yodo, evitan la aparición del bocio“. Eso sí, el dietista-nutricionista es tajante: “ninguno de estos alimentos de temporada va a aportar ventajas si se consume aislado. Lo fundamental es mantener siempre una dieta sana y equilibrada”.

Noticia obtenida de: http://www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2017/02/08/589479a8e2704ed65d8b45d8.html?cid=MNOT23801&s_kw=en_invierno_tome_fresas_citricos_espinacas_brocoli_conejo_y_pescado_azul

 

Consejos para evitar problemas de insomnio

Se estima que un 30% de la población tiene problemas de insomnio, y al menos el 10% de estas personas padecen estos episodios de manera crónica. ¿Qué hay que hacer para no padecerlos?

Los expertos apuntan a una “buena higiene del sueño para evitar este trastorno que hace mella en la calidad de vida de quienes lo sufren a diario, pudiendo derivar en los casos más graves en una incapacidad.

Hay que darle al sueño la importancia que tiene y no se le está dando. Se considera que una persona que duerme poco o que tiene insomnio a nivel social no es trascendental, pero lo cierto es que el problema concierne a diferentes esferas de su vida personal y laboral”, advierte María Ángeles Abad, trabajadora social de Asenarco, la única asociación de pacientes que de forma gratuita atiende a enfermos de todas las patologías y trastornos del sueño.

Estos son algunos consejos prácticos que brindan desde la asociación para prevenir este trastorno cuidando los hábitos de sueño, fundamentalmente, por las noches:

  • Reducir el uso del teléfono móvil y otros dispositivos luminosos. “Estamos viendo que el tema de las nuevas tecnologías está afectando mucho a los niños. “El regalo estrella es la tablet y muchos padres ignoran todo lo que estas están suponiendo para ellos”, advierte esta experta, quien recomienda dejar de usar estos dispositivos antes de acostarse.
  • Apagar los móviles y el WhatsApp. Cualquier interrupción vinculada al uso de estos aparatos rompe el ciclo del sueño, que suele durar de 90 a 100 minutos. “A lo largo de este proceso, pasamos por cinco fases : 1 y 2 –ligero-, 3 y 4 (profundo) y la fase 5 (REM). Cada una de esas fases tiene su importancia y hay que cuidar ese descanso”, reivindican los expertos.
  • Trabajar el factor psicológico. Detrás del insomnio, los expertos advierten que suele haber un factor psicológico. “Cuando se va al médico de Atención Primaria, lo primero que se les da es una pastilla y debemos vigilar esto. El insomnio es un síntoma de otra cosa, y hay que buscar el por qué. Si no incido en eso, llegará el momento en que esa pastilla no surta efecto“, explica Abad.
  • Controlar el estrés diario. Muchas veces, el insomnio viene derivado de la vida que llevamos, del estrés, las prisas y de esas vueltas que le damos a cabeza cuando es el momento de acostarse y descansar. “La noche no es para solucionar problemas. Hay personas que simplemente son muy nerviosas y se angustian si ese sueño no llega, entrando en un círculo vicioso. Hacer ejercicios de relajación o practicar yoga puede ser beneficioso para estos pacientes que han probado de todo y no consiguen dormir”, concluyen los expertos.

Noticia obtenida de: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2017/02/07/consejos-para-evitar-problemas-insomnio-1157168-1381024.html